10 Claves para mejorar la creatividad

Somos conscientes de la importancia de la creatividad en el mundo del #Marketing, pero muchas veces nos decimos: no soy una persona creativa… ¿verdad que algunas veces lo has pensado?

Todo el mundo es creativo. Sí sí, tú también. La creatividad no es un don divino con el que algunos nacen y otros no, sino una capacidad común a todos los humanos, quizás aquella que nos hace precisamente humanos. ¿Por qué entonces siento que no soy capaz de tener buenas ideas? La respuesta es sencilla: porque no trabajas tu creatividad, no te tomas en serio ni te esfuerzas por ser creativo.

 

creatividad-1

Trabaja con extraños 

Muchos de los problemas a los que nos enfrentamos necesitan colaboración para ser resueltos, pues superan los alcances de la imaginación individual. Al respecto, Brian Uzzi, sociólogo en la Northwestern University de Illinois, pasó varios años estudiando la forma de trabajo en los musicales de Broadway para llegar a la conclusión de que “los mejores equipos eran aquellos en los que las relaciones estaban mezcladas. En los que había individuos que compartían una amistad de años, pero en los que también había recién llegados”. Dice Uzzi que “la gente tiene una tendencia a querer hacer las cosas solo con sus amigos, pues se sienten más cómodos, pero es exactamente lo que no se debe hacer”.

Copia, copia, copia

Que no te engañen, la pura originalidad no existe; todo, absolutamente todo viene de otra cosa. Así que no tengas miedo a copiar aquello que te gusta, sobre todo al principio, ya que todos los grandes artistas han comenzado emulando a sus ídolos. Tampoco te estoy animando a plagiar, sino a re-configurar, a coger varias referencias y fundirlas en otra cosa. Todo es un remix, y si no me crees mira este video sobre las “influencias” de Tarantino en Kill Bill.

 

Trabaja siempre con gente con más talento que tú

Nunca seas el más listo de la sala, rodéate de gente a la que admires, gente mejor que tú, y aprende de ellos. Se humilde y escucha, las mejores ideas no son individuales, sino que se pulen en grupo. No seas celoso de tus ideas, compártelas con los demás, el feedback que te darán será tremendamente valioso. Utiliza Internet para contactar con tus ídolos (escritores, cineastas, diseñadores…) y con otros profesionales de tu sector, para hablar con ellos, o intentar que critiquen tu trabajo. Una buena crítica es lo mejor que puede pasarte.

Piensa como niño 

Ya lo decía Picasso: “Todo niño es un artista. El problema es cómo seguir siendo artistas cuando crecemos”. Sin embargo, un estudio conducido por los psicólogos Darya Zabelina y Michael Robinson, en la Universidad Estatal de Dakota del Norte, sugiere que es posible recuperar la creatividad que vamos perdiendo al madurar. Sólo imagina que tienes de nuevo 7 años y que te acaban de avisar que no tendrás clases. ¿Qué haces? ¿A dónde quieres ir? Verás que luego de escribir todo lo que harías y qué jugarías, generarás el doble de ideas creativas.

Ve películas de risa

Un estudio realizado por Mark Beeman, de la Universidad de Northwestern University de Illinois, sugiere que la gente que es más feliz es más creativa. Incluso, hasta los sentimientos de felicidad pasajera pueden generar incrementos dramáticos en la capacidad creativa. Nuestra recomendación es que antes de acostarte o previo a comenzar tu jornada laboral, veas ese video humorístico que tanto te gusta.

Prepárate para improvisar 

Aquí de lo que se trata es de aprender a improvisar en conjunto, una técnica que obliga a los comediantes a construir sobre la broma inmediatamente anterior, de esta manera, las bromas se van acumulando una tras otra y el sketch resulta ser un producto de la creatividad global. Deja de lado las inhibiciones y comienza a trabajar en ello.

Viajar

Conocer nuevos lugares puede ser un giro de 360 grados en tu imaginación y en la forma en la que ves la realidad, definitivamente rompe con pre-concepciones que tienes acerca de la vida y las personas. También es en mucho salir y buscar por tus propios medios una forma de vivir lejos de casa y volver a sorprenderte por la novedad y la belleza de las cosas. También separarte un poco de la rutina definitivamente es un incentivo para la creatividad. Y no tienes que ir muy lejos a países exóticos y desconocidos, puedes viajar en tu propia ciudad a lugares a donde nunca has ido, revisitar lugares de la infancia o ir a lugares cercanos a los que nunca has ido, cualquier cambio de perspectiva es de gran ayuda.

Toma más descansos 

La creatividad no sólo se trata de tener nuevas ideas, sino también de evaluarlas e ir poniendo orden en el caso para decidir qué realmente vale la pena. Simone Ritter, candidata a doctorado por la Universidad de Radboud en Países Bajos, realizó un estudio en el que los participantes más eficaces para identificar mejores ideas fueron aquellos que habían gozado de una breve distracción previa a la prueba.

Abúrrete

Sí, sí, como lo oyes, abúrrete como una ostra. Practica actividades repetitivas y aburridas como fregar los platos o planchar. Tu cerebro tendrá el tiempo y el estímulo necesarios para poner en marcha su maquinaria y encontrar las grandes ideas que se pasa por alto cuando te pasas el día estresado haciendo cosas. 

 

creatividad

Descarta lo obvio

Las primeras ideas nunca son las mejores. Lo que se te ocurre a ti en diez segundos es lo que se le habría ocurrido a cualquiera. Cuando estés en un proceso de brainstorming no te pares ante la primera idea que te parezca interesante, sigue. En este punto del proceso es mejor cantidad a calidad, ya seleccionarás después.