Marketing Mix: cuando el producto eres tú

Esto es marketing. Somos el producto, y hay que venderse.

Así da comienzo a sus clases de "Venta personal" Laura Chica, Psicóloga y especialista en selección de personal. Frente a la concepción tradicional de centrar la orientación profesional en la siempre típica elaboración del CV, cartas de presentación y guía de búsqueda de empleo, ella propone centrar la búsqueda de empleo desde el propio Yo.

Preguntas como ¿Quién soy? ¿Cómo soy? ¿Dónde quiero llegar? ¿Qué puedo ofrecer yo que no tengan los demás? ¿Cómo puede la empresa enriquecerse conmigo?

Siguiendo con esta analogía de marketing, pasamos a analizar las famosas "4-Ps":

Product (producto): nosotros como producto a vender.

Placement (punto de venta): dónde podemos prestar nuestros servicios; a mayor disponibilidad geográfica más posibilidades de venta.

Price (precio): ¿cuánto vales?. Tenemos que fijar un precio mínimo por nuestros servicios, realista y coherente con nuestra formación y experiencia y la realidad laboral.

Promotion (promoción): tenemos que informar y recordar al mercado laboral que estamos ahí.

Para conocer el producto a vender es necesario pensar. Reflexionar. Realizar una introspección y mirar dentro de nosotros mismos. Así podremos dar respuesta a estas cuestiones. No es fácil mirar ahí adentro, puede que por miedo a lo que podamos encontrar. Pero tenemos que aprender a mirar dentro de nosotros mismos, aprender a conocernos y aceptarnos tal y como somos hoy, para poder llegar a ser mañana. Comentando el factor Promoción, hay que estar, y dejarse ver. Nuestras redes de contactos, y el especial protagonismo de las redes sociales 2.0 tienen mucho que ver. Las redes 2.0 facilitan encontrar empleo, pero hay que estar en ellas; más aún, saber estar en ellas. Facebook, Twitter, Xing o Linkedin, son redes sociales cada vez más usadas por las empresas para la búsqueda de candidatos, por lo que tenemos que estar en ellas. Estar implica reflejar nuestro perfil profesional, objetivos y áreas de interés. Cuando la empresa use un filtro para la búsqueda de perfiles profesionales, tenemos que estar, y dejarnos ver. No es una forma activa de búsqueda de empleo, ya que no requiere intención explícita de buscar o cambiar de empleo; pero sí existe de forma implícita, ya que todos estamos abiertos a una posible oferta laboral que suponga un cambio positivo o una mejora. Con todo lo mencionado anteriormente, se hace evidente la necesidad de “cuidar el producto que vendemos“. Nuestra imagen. Especial cuidado con las fotografías que aparecen, los grupos a los que te asocias o a los que sigues y de lo que te haces fan. Esta es la cara B de las redes 2.0.

El encuentro personal, la entrevista, debe ser una continuación de ese Plan personal de Marketing. Comenzando por nuestra imagen, que es lo primero que se ve y lo primero que se queda, pasando por nuestra comunicación verbal y no verbal, madurez en la elaboración de respuestas y asociación de ideas, creatividad, entusiasmo, motivación… La confianza en sí mismo/a y la seguridad con la que expresan las ideas, apoyan la venta. Personas con alta autoestima, que impregnan seguridad y firmeza en sus palabras, son los mejores vendedores. Su producto se compra antes.

Saber venderse se compra mejor que saber, a secas. El mundo laboral está repleto de talentos no aprovechados por un mal marketing del producto, directamente relacionado con la falta de autoestima o de seguridad en sí mismos.

Ser, saber, saber estar, y saber venderte. “4-S” para tu mejor venta: TÚ.