Ricos del mundo y el Marketing

Si hacemos un repaso de personas tremendamente ricas, podríamos hacer una lista, que a modo de facilidad lectora, podríamos resumir en:

Henry Ford: a principio del siglo XX fue pionero en el desarrollo de la producción en cadena, lo que le permitió fabricar en grandes cantidades. Thyssen: en los años 40 creó los ascensores en Europa. Steve Jobs con Apple: en los años 70 inventaron los PCs. Bill Gates: a mediados de los años 70 desarrolló un software totalmente novedoso, no existía nada parecido. Amancio Ortega, dueño de Zara, que inventó un concepto que hasta entonces no existía: vender moda barata.

Esta lista es indudablemente muy extensa, pero todos ellos tienen algo en común: fueron pioneros en los productos o servicios que desarrollaron, todos. Esto podríamos introducirlo en un concepto importante dentro del Marketing, que es el Ciclo de Vida del Producto (CVP). Todos los productos “evolucionan”, tienen una vida limitada; desde que nacen, hasta que mueren. A continuación vemos una gráfica de este concepto:

Lo que caracteriza a estos ricos es que se situaron en esta gráfica al principio, en la fase de introducción. Esta es una etapa con un crecimiento lento de las ventas, que coincide con la introducción del producto en el mercado. El producto debe darse a conocer, por lo que hay que hacer fuertes campañas de publicidad y promoción; al haber pocas ventas, suele ser una etapa de pérdidas. No hay competidores, o son muy pocos y el consumidor tiene una peculiaridad, que es muy innovador.

Cada etapa tiene sus propias características, sus propias acciones y estrategias de marketing, aprenderéis de esto en el grado de Marketing e Investigación de Mercados, pero, el mensaje de este artículo es que el rasgo de estos emprendedores es muy claro: descubrieron una oportunidad, un nicho de mercado y se arriesgaron. Cómo podremos descubrir oportunidades?; a través de las investigaciones de mercados y creatividad.